Sign in

Reflexiona y luego Regocíjate

Independientemente de la estación en la que nos encontremos, en algún momento nos enfrentaremos a obstáculos y desafíos. El año pasado seguro que trajo su buena ración de retos y obstáculos. Por no hablar de las emociones que acompañan a esos retos, y a veces el peso de esas emociones puede parecer demasiado pesado para soportarlo. 

He aprendido que la forma en que me siento puede ser real, pero la forma en que decido quedarme es mi elección. 

Job 39:11 dice: "dependerás de él porque su fuerza es grande".

Es una pregunta sencilla y a la vez profunda. Podemos elegir cuando se trata de nuestras emociones. A veces esas emociones pueden parecer tan reales como las situaciones en las que nos encontramos, pero ese es un gran momento para reflexionar sobre la bondad de Dios. 

Es bueno reflexionar sobre todo lo bueno que Dios ha hecho por nosotros y todas las cosas buenas que hemos experimentado este año.  Podemos reflexionar sobre la provisión de Dios, su curación, su amor y su gracia. 

¡Hay tanto que reflexionar! 

Después de reflexionar, nos alegramos. Sin alegrarnos, nos quedamos centrados en el pasado. Así que nos alegramos por lo que está por venir.

Alégrate como lo hicieron en la biblia. 

Alégrate como lo hizo María en Lucas 1:46-50 cuando recibió la noticia de que daría a luz un hijo, el Salvador del mundo.

Alégrate como lo hizo David en 2 Samuel 6:12-15, cuando bailó con todas sus fuerzas ante el Señor. 

Alégrate como lo hicieron los israelitas en el Éxodo cuando el Señor dividió el Mar Rojo para que pudieran caminar sobre tierra seca. 

Alégrate como lo hizo el rey Josafat en 2 Crónicas 20 cuando el Señor borró por completo el ejército de los enemigos y les dio la victoria. 

Reflexiona y luego Regocíjate

 Tabitha Thompson  Lider de Alabanza